Leyendas de China

El Emperador y su Amada

Deseaba el emperador ing-Noang poseer la doncella de más perfecta belleza de todo su imperio; pero aunque hacía años que hiciera buscar, no le satisfacía ninguna de las que le recomendaban. Al fin alguien dio con una muchacha muy joven de maravillosa hermosura, que vivía muy retirada con su familia, y se la presento al

Ver más...

El Fantasma Mordido

He aquí la historia que me contó Chen Lin-cheng; Un viejo amigo suyo estaba echado a la hora de la siesta, un día de verano, cuando vio, medio dormido, la vaga figura de una mujer que, eludiendo la portera, se introducía en la casa, vestida de luto; cofia blanca, túnica y falda de cáñamo. Se

Ver más...

El día y La Noche

En tiempos remotísimos el Señor del Cielo ofreció al Día el don maravilloso del sol. —Te concédo la bendición —dijo— de la luz alegre. Así colmarás de esperanza el corazón de los hombres, presidirás sus trabajos y los harás leves con tu luz. La Noche, en cambio, quedó humillada en su triste mundo de tinieblas,

Ver más...

El Arroz

Los primeros hombres que habitaron la tierra eran inmortales. Pero pronto llegaron a ser tan numerosos que el mundo no tuvo fuerzas para poderlos soportar. Y cuando estaba a punto de ahogarse en las profundas aguas que debían tragarlo, lanzó al infinito un desga­rrador grito de auxilio. El rey de los dioses, el Augusto de

Ver más...

El Ordenador del Mundo

  Refiere una antigua leyenda china que el Universo procede de un huevo, cuya gestación duro dieciocho millones de años, del que brotaron el Cielo y la Tierra. De la unión de estos se formó el ser Pan-Ku, quien se extendió sobre la Tierra, y al morir, toda la naturaleza emano de su organismo. Los

Ver más...