Leyendas de Roma

Acca Larentia, «La Loba»

Allá por los tiempos de la fundación de Roma, el guardia del templo de Hércules, de la capital del La­cio, invito, cierto día de fiesta, honrada sin duda con media docena de buenos tragos, a echar una partida de dados al propio dios de la maza y de los famosos «tra­bajos». Como la cosa le

Ver más...

El Rapto de las Sabinas

Los sabinos eran uno de los más antiguos pueblos de Italia y se creían de origen divino. Tan tranquilos estaban, cuando un día del cuarto mes después de la fundación de Roma se produjo el audaz rapto de las mujeres sabinas. Fue el mismo Rómulo quien, siendo belicoso por na­turaleza, y excitado además por ciertos

Ver más...

Rómulo y Remo

La sucesión de los reyes de Alba, descendientes de Eneas, vino a recaer en dos hermanos, Numitos y Amulio. El ambicioso Amulio hizo dos partes de todo, poniendo el reino de Alba Longa, en el Lacio, junto al Tíber, de un lado, y en otro, en contraposición, las riquezas y todo el oro traído de

Ver más...

Dido y Eneas

Cuanta la leyenda de Dido y Eneas, que Mutto, rey de Tiro, tenía dos hijos: Pigmalión y Elissa (nombre tirio de la reina Dido). Un buen día murió Mutto y entonces el pueblo reconoció como sucesor al trono a Pigmalión, niño aún, mientras que Dido se casaba con su tío Sicharbas, sacerdote de Hércules y

Ver más...