Nuestro blog

Recostado en una banca del lindo parque central de Antigua Guatemala, viendo al cielo, y adormitándome, era temprano, antes de mediodía, no recuerdo la hora exacta…sentí un brisa tocar mi rostro, una delicia de caricia alrededor de mis ojos, y dibujar mis cejas…me quede deseando más…sentí tu respiración cerca de mí, tus extraños y conocidos labios comenzaron a tocar mi cuello, tu aroma invadió mi espacio, mi olfato…mi paladar…no quería despertar, deseaba que el tiempo se detuviera…más lo que se detuvo fue mi respirar…una ansiedad perturbo mi paz…

…abro los ojos con lucha de no perder la vida, y allí estas…vestido de lino blanco, tus ojos negros como la noche o la muerte que me avecina, sonríes…no lo hago de vuelta…bajo la mirada y con un dolor profundo…me retiro…

…me atacan tus demonios, o serán los míos…más el frio de tus uñas desgarran mi piel al darte la espalda…mis cicatrices…todas las que me has dejado están frescas y cada vez que te veo, que te siento, que me buscas, sangran…

…he caído de rodillas mil veces por ti, en mil realidades…ese espíritu de bondad que aparentas ser, en los sueños de muchos, en la mirada de los que te siguen…sabemos que la verdad es distinta…sos una figura de maldad, de angustia, juegas con las almas y te satisface verlas sufrir…o por lo menos con la mía…que te mantiene con vida saber que me lastimas con tu actuar…

…todas mis heridas las sano con oro, para enseñarlas con orgullo…porque he sido derrotado, más nunca me he dado por vencido…eres la muerte…eres mi muerte…! No es mi momento¡…solo eso te digo…

Compartida por: Mr. J

Comentarios ( 0 )

    Déjanos tu comentario

    Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados *