Tag: toda la vida

Cayendo en tus sueños, mis sueños…rodeado de gente, gente linda, o no tan linda…me vienen tus recuerdos…ese amor, odio, tristeza, una distorsión de emociones que anhelan verte…no entiendo aun si soy feliz, o pretendo serlo, ¿por qué me invade la tristeza?, al saber que no te tengo aquí, y solo te veo dibujada en estas y otras letras, falta de amor, ¿fue lo que paso?…o será de fuerza al saber que no te quiero perder, pero al final eso se logró…

Quiero escapar, y mi pensamiento sigue persiguiendo el tuyo, me pregunto: ¿me piensas como yo te pienso a ti?… ¿me sientes como yo te siento a ti? … ¿todavía me amas, como yo te amo a ti?…

…creo que nunca fue amor, mas un sueño de letras que se revolvió en nuestras vidas…un suspiro, un deseo que ambos compartimos y no sabíamos que tendría un final…

…destinados, nunca debimos estar, ni habernos visto, menos conocido y haber convivido…es un sentimiento no definido, no entiendo lo que nos llevó a estar unidos, ¿destino?…el cual nunca existió…o no lo atesoramos suficiente ninguno de los dos…

…sigo con mi orgía de pensamientos, y créeme cuando te digo que solo quiero olvidar, olvidar tu sonrisa, tus caricias, tu cabello despeinado al despertar…tus besos, tus labios…ya que solo tristeza me da, que no conmigo los compartirás…saber que allí estás…

…maldito futuro que separa mi alma y la tuya, al saber que no es conmigo que vas a estar, ni perseguir, mucho menos luchar…cayendo en tus sueños, o mis sueños, nuestra historia seguirá, o aquí terminara…

 

Compratida por: Mr. J

Este hilo lleva contigo desde tu nacimiento y te acompañará, tensado en mayor o menor medida, más o menos enredado, a lo largo de toda tu vida. Así es que, el Abuelo de la Luna, cada noche sale a conocer a los recién nacidos y a atarles un hilo rojo a su dedo, un hilo que decidirá su futuro, un hilo que guiará estas almas para que nunca se pierdan…La leyenda versa así:

“Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia.

Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con un bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a su guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.”

 

Compartida por: Santiago